sábado, marzo 19, 2005

Etiqueta en Alemania para doctorandos

Existe una página web dedicada a estudiantes de doctorado que viajen a Alemania para completar sus estudios o investigar, orienta sobre todo tipo de temas para evitar problemas de adaptación y contestar cualquier duda sobre el país germano.
Y entre todos los temas que tratan (comida, geografía, medios de comunicación, transporte, salud, ...) se encuentra una dedicado a la etiqueta.
En este punto titulado ETIQUETA se abordan diversas cuestiones muy interesantes sobre la cultura del saber estar alemana.

PUNTUALIDAD:
Los alemanes tienen fama de puntuales, disciplinados y un poco demasiado formales. No sólo no son defectos de carácter sino que tampoco se ajustan del todo a la realidad alemana. Por lo menos en el aspecto de la formalidad.

TUTEO:
La gente joven entre sí acostumbra a llamarse de tú. Muchas veces incluso a la hora de conocerse. Si en alguna ocasión no se siente seguro, lo mejor es esperar. Observe la conducta de su interlocutor y compórtese igual. A los desconocidos se les habla de usted y por el apellido. Personas de edad mediana y avanzada entienden un tú demasiado temprano como una falta de tacto y pueden sentirse atropellados. Trate a su interlocutor consecuentemente de usted hasta que se presente una oportunidad favorable para pasar al tú. Frente a una copa de vino, por ejemplo.

DOCTORES Y PROFESORES:
Los títulos académicos deben mencionarse siempre. En centros académicos, donde casi todos lo tienen, puede prescindirse de ellos. En Alemania no se practica el besamanos y el amago de inclinación. Se da la mano. Por eso atención a actos oficiales y primeros contactos: De la mano. Un sólido apretón transmite respeto y confianza en uno mismo. Pero no apriete demasiado. Tenga en cuenta que esa misma mano puede tener el deseo de tomarse un vino con usted.

INVITACIONES:
Los alemanes no se toman sus normas de conducta como el código de circulación. Cabe tener más miedo a un pequeño accidente de tránsito que a no dar con el tono justo en una conversación. Los alemanes tienen fama de reservados y de hecho se toman con parsimonia sus asuntos particulares. No interprete la distancia como un rechazo. El principio es lo más importante. Dé el primer paso y con seguridad se lo agradecerán. A la hora de las invitaciones, el momento justo juega un papel fundamental. Se aprecia la puntualidad. Y un pequeño presente siempre es bienvenido. Una botella de vino o flores, por ejemplo. Lo que importa es el gesto, no el valor. A la hora de regalar flores, atención: las rosas rojas pueden interpretarse como una declaración de amor. Por lo tanto, si recurre a ellas, sea cauteloso; o pródigo, según se lo dicte el corazón.

VESTIMENTA:
"Los vestidos hacen a las personas ". En casi todos los países vale esta consigna. Pero no cabe tener miedo a la hora de acudir al ropero. En actos oficiales y en el trabajo no conviene un atuendo demasiado liviano. A la hora de la cena, en conciertos y espectáculos teatrales la camisa y la corbata son una solución agradecida. Las mujeres hacen un buen papel con un vestido o un traje chaqueta. Si alguien dicta normas de vestir en Alemania, es el dios del clima. Otoño e invierno pueden llegar a ser muy fríos y húmedos y una vestimenta adecuada ahorrará más de un constipado. Por lo demás, cuánto guste está permitido
En conclusión, "otros países, otras costumbres... o donde quiera que fueres haz lo que vieres"


Más información de etiqueta y buenas maneras en Alemania

No hay comentarios:

Publicar un comentario