miércoles, marzo 16, 2005

Artículo sobre el uso de Usted o tu

El domingo 13 de marzo en el suplemento dominical Magazine del diario El Mundo, apareció otro artículo sobre cortesía en la sección “Manual de supervivencia”, en la página 70, escrito por Ana Goñi. Se expone a continuación:

LAS EDADES DEL "USTED"
Hasta hoy, era una fórmula de cortesía, un símbolo de respeto. Pero, cada vez más, se está convirtiendo en una forma de involuntaria y sutil agresión. Porque hablar de "usted" a alguien que se considera joven es escupirle a la cara que no lo es, o que no lo parece, y en una época donde la juventud es ley, tal cosa viene a constituir una auténtica expulsión del paraíso.

Escena uno: una mujer entra en un ascensor. Un joven, casi sin mirarla, le espeta un seco "¿A qué piso va?". Una mueca de disgusto se dibuja en la cara de la dama. Escena dos: la misma mujer, reluciente porque ha usado ciertos afeites -los que se promocionan en el anuncio televisivo que estamos relatando-, vuelve a encontrarse con el mismo chico, quien, visiblemente deslumbrado, pregunta: "¿A qué piso vas?". Ella, rejuvenecida, sonríe de oreja a oreja...
El tú y el usted. Dos pronombres personales con una importancia esencial en el diálogo: teóricamente, la de señalar la relación social entre los interlocutores; en la práctica cotidiana, la de desvelar indiscretamente la diferencia de edad. "¡Pero si era el mismo del día anterior! ¿Qué había cambiado?", se pregunta Manuel, de 36 años, cuando recuerda el primer día en que alguien le habló de usted, el desolador usted que, sin ambages, nos escupe a la cara que ya no somos unos jovencitos.
Sin embargo, hubo un tiempo en que hasta los padres esperaban de sus hijos que les hablasen de tal forma. Y las señoritas, mayores o no. Y los profesores. Y el portero... La del usted es una larga historia que comienza cuando el español "hereda el plural de respeto introducido en el latín hacia el siglo IV, primero para referirse al emperador, y extendido luego a otros personajes importantes", explicó Mauro Fernández, catedrático en la Universidad de A Coruña, en un congreso celebrado por el Instituto Cervantes de París sobre el tema. Poco a poco se popularizó ese vos de cortesía utilizado en singular, que obligó al antiguo vos plural a convertirse en vosotros para diferenciarse de él. Hacia mediados del siglo XV aparece una nueva modalidad, el vuestra merced, que, dos siglos después estaba ya contraída en el actual usted/ustedes como “única forma de respeto o distanda social".
Pero hoy, siglo XXI, el pronombre cortés parece languidecer, al menos en España. "Se está reduciendo su uso", corrobora Juan Luis Recio, sociólogo y asesor de comunicación. "Y eso, porque las relaciones son cada vez más informales. Tiene que ver con los estilos sociales actuales, en los que la división por clases se ha limado, más en los núcleos urbanos", añade. Buena muestra de esta tendencia es el llamado Código Sevilla, llamado así en referenda al ministro de Administradones Públicas, que ha dejado a sus colegas sin el acompañamiento del excelentísmo, sustituido por el más democrático señor. Y mientras ellos se quitan títulos, los ciudadanos se despojan del usted para quedarse con el raso tú.
De lo que no hay duda es de que el usted ha cambiado. "Creo que el componente edad en su uso es reciente", comenta Mauro Fernández. "Antes, edad y rango no eran categorías aisladas". En el pasado, el trato de usted era signo de respeto, de distancia social, y su aplicación a las personas mayores derivaba, sencillamente, de que, por el mero hecho de serlo se les presuponía tal categoría. Pero hoy, el pronombre ha perdido en buena medida su valor original, y se ha quedado, al menos en la calle, con el otro, el que antes era subsidiario: la fecha de nacimiento.
Todavía hay, claro está, contextos formales donde sigue utilizándose a la vieja usanza, "pero siempre que haya una gran diferencia de rango entre los interlocutores", apunta Juan Luis Recio. En tales casos, "siempre debe ser el de mayor autoridad quien rebaje el tratamiento", puntualiza. Los manuales de buenas maneras recomiendan que, por defecto, se use el usted, con jóvenes y con adultos. Quizá sea un buen consejo, pero puede que no tengan en cuenta un matiz que está cobrando fuerza: a pie de calle, el usted habla sobre todo de los años cumplidos. Por eso, quizá haya quien se indigne o se entristezca, porque lo traten así. Son aquéllos a los que les cuesta reconocer la existenda de esa primera cana frente al espejo.


-La edad no tiene nada que ver en el uso del tuteo a pesar de que mucha gente así lo considera. Es una gran equivocación, demasiado grave además.
-El tuteo sólo ha de emplearse entre personas conocidas que así lo acuerdan (familiares, amigos, colegas, ...) o con los niños o jóvenes (menores de edad).
-Hay que tratar de usted a todas las personas mayores de edad que no digan explícitamente que se les puede tutear.
-Y sobre todo hay que recordar que la informalidad, tan empleada hoy en día en las relaciones sociales, está causando demasiadas veces, auténticos desastres, sobre todo en el mundo laboral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario