miércoles, noviembre 07, 2007

Uso del tratamiento de Doctor

En España desde hace muchos años se observa un uso totalmente abusivo e indiscriminado del término Doctor, siendo un auténtico agravio a todas aquellas personas que por derecho les corresponde. Derecho que se consigue tras muchos años de esfuerzo y trabajo, tanto formativo, investigador y docente, al culminar el doctorado con la defensa de la tesis doctoral, el cuál está reglado por el Ministerio de Educación y Ciencia,
Esta situación vergonzosa por fin ha sido denunciada por Francisco Javier Maqueda Lafuente en el Senado. Maqueda Lafuente, autor del libro Protocolo empresarial, es también senador por el PNV, profesor de la Universidad del País Vasco y catedrático de Economía Financiera y Contabilidad, entre otras cosas.
El lunes 5 este senador presentó en la Comisión de Educación y Ciencia de la cámara alta una
Moción por la que se insta al Gobierno a elaborar una normativa para la regulación del uso y utilización racional del término "doctor" de acuerdo con la actual regulación del tercer ciclo de estudios universitarios. (661/000433).
La moción, que fue debatida y aprobada por mayoría absoluta, se puede leer en su totalidad en el diario de sesiones del senado del día 5.
Aquí recogemos la propuesta realizada por Francisco Maqueda:
Nuestro grupo piensa que, como no existe una regulación específica sobre el término doctor en el Estado español, se ha creado un uso indiscriminado del mismo. Como consecuencia, hay personas que no han seguido los pasos establecidos para obtener el grado de doctor y que están utilizando dicho término, a nuestro modo de ver, de una manera inexacta, lo que da lugar a numerosos equívocos y confusiones.
En virtud de lo recogido en el Real Decreto 189/2007, de 9 de febrero, aquel licenciado que quiera obtener el grado de doctor tendrá que realizar el tercer ciclo de estudios universitarios, estructurado en dos fases: la primera, el período de docencia y el período de investigación que culminará en la elaboración, y la segunda, la defensa de la tesis doctoral; tras esta defensa, el tribunal nombrado al efecto tendrá que calificarlo como apto -con su correspondiente nota- para obtener el título de grado.
En la actualidad, en la Unión Europea existen países en los que el uso del término doctor está perfectamente regulado, sin embargo, tanto en España como en algunos otros países, la utilización del título se extiende a los licenciados e incluso a muchas personas que no son licenciados. Hemos de tener en cuenta que hay colegios y asociaciones en los que se ha decidido impulsar una normativa para sancionar a todo aquel colegiado que se denomine doctor sin poseer el título.
Por todo ello, nuestro Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas Vascos, y con el objetivo de dar cumplimiento a la nueva Ley Orgánica 4/2007, de 12 de abril, por la que se modifica la Ley Orgánica 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades, en lo que a la regulación del tercer ciclo de estudios universitarios se refiere, propone la elaboración de una normativa para la regulación del uso y utilización racional del término doctor.
Hoy mismo hemos podido ver en la prensa cómo una doctora -dice la noticia de la prensa- de Barcelona es multada por agredir y proferir insultos racistas a una enfermera ecuatoriana. Si analizamos la noticia, vemos que más adelante la agencia de noticias comenta: La agredida era consciente de que la médico no estaba contenta con su trabajo. Efectivamente, en determinadas profesiones, como es el caso de los médicos, se utiliza el término doctor de una manera inadecuada. No estamos instando al Gobierno para que se regule la obtención del mismo, sinopara que se regule la utilización del mismo.
Esta mañana hemos comentado en las diferentes reuniones que hemos mantenido con los portavoces que hay determinados colectivos, además de los médicos, como los osteópatas, y otras profesiones, en los que se utiliza alegremente el título de doctor en las recetas, en las intervenciones en seminarios y en sus tarjetas de visita. Lo que estamos pidiendo es que se dignifique a las personas que han hecho un esfuerzo para obtener este grado y se elimine el intrusismo, que lo que consigue es que se esté devaluando el título de doctor.
El Gobierno ha hecho un esfuerzo importante, y se ha anunciado estos días, para que las personas que están en fase de obtener el título de doctor tengan una ayuda económica y dispongan de tiempo para poder llevar a cabo sus estudios y defender su tesis doctoral. En consecuencia, estamos satisfechos de que la transaccional alcanzada, con el acuerdo de todos los grupos parlamentarios, venga a refrendar en la línea de lo que hemos solicitado.
La transaccional es la siguiente: El Senado insta al Gobierno a solicitar información de los colegios profesionales relacionada con las incidencias a que pudiera estar dando lugar el mal uso profesional del término de doctor, con el fin de regular el uso y la utilización racional del mismo.
Quisiera terminar, señor presidente, dando las gracias y haciendo un reconocimiento especial a dos personas que son las que más han trabajado para que se regule el uso y la utilización del término doctor: el presidente de la Academia de Doctores de Barcelona, el doctor Casajuana, y el presidente de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras, el profesor doctor Jaime Gil Aluja, que han luchado para defender la dignidad del grado de doctor, así como la utilización racional y el uso adecuado del mismo.

Confiamos que tras esta enmienda transaccional apoyada por todos los grupos parlamentarios el Gobierno solicite información a los colegios profesionales sobre las incidencias que pudiera estar dando lugar el mal uso profesional del término con el fin de regular el uso y la utilización racional del mismo, así como esperamos que la sociedad haga un uso correcto del término.

No hay comentarios:

Publicar un comentario